APRENDER A EDUCAR EMOCIONALMENTE A NUESTROS HIJOS

DESARROLLAR LA INTELIGENCIA DE NUESTROS HIJOS NO CONSISTE ÚNICAMENTE EN EJERCITAR SU CAPACIDAD NUMÉRICA O VERBAL. HAY QUE TENER EN CUENTA OTRAS DIMENSIONES, ENTRE OTRAS, LA INTELIGENCIA EMOCIONAL.


El planteamiento clásico del término Inteligencia, entendida como entidad única, medible y estable en el tiempo, ha sido modificado y demostrado su limitación. Según las investigaciones de Howard Gardner, la inteligencia tiene múltiples dimensiones. En su teoría de las Inteligencias Múltiples presenta hasta nueve tipos de inteligencias:

  • Musical
  • Cinético-corporal
  • Lógico-matemática
  • Espacial
  • lingüística
  • Interpersonal
  • Intrapersonal
  • Existencial
  • Naturalista
La Inteligencia Emocional, se dirigiría a las aptitudes interpersonales e intrapersonales, es decir, cómo nos relacionamos con los demás y con nosotros mismos. Hablar de Inteligencia Emocional, es hablar del funcionamiento de todo nuestro cerebro.
Nuestros hijos pueden ser muy inteligentes en unas áreas determinadas y, sin embargo, presentar importantes carencias en otras. 
Debemos ayudarles a desarrollar una aptitud suficiente en lo que más les cuesta y potenciar al máximo aquello en lo que son más hábiles. 
No se trata de que se esfuercen únicamente en lo que les gusta y se les da bien, dejando de lado aquello que no les agrada o en lo que son menos capaces. 
La idea es que se desarrollen en todos los ámbitos aceptando sus limitaciones. No hay que olvidar que los primeros que tenemos que aceptar dichas limitaciones somos los padres. 

Intentar forzar a un niño a ser mejor en lo que, simplemente, no puede dar más de sí, lo único que se consigue es frustrarle, crearle inseguridad y desperdiciar sus capacidades en otros terrenos. ¿Quién ha dicho que es mejor ser un buen matemático que un buen artísta o músico...?
Cuando en un futuro se incorpore al mercado laboral, las habilidades más valoradas no serán precisamente la rapidez de cálculo o la capacidad memorística. Hoy en día con un mercado tan cambiante e inestable, se están valorando cada vez más, las habilidades sociales y emocionales como variables intervinientes en la capacidad de las personas para adaptarse a estos cambios.
Aptitudes como saber trabajar en equipo, la creatividad, o las habilidades comunicativas poco o nada tienen que ver con el término clásico de Cociente de Inteligencia. 

Plan de trabajo para educar emocionalmente a nuestros hijos:
  1. Conoce a tus hijos
  2. Fomenta su autoestima
  3. Potencia la comunicación
  4. Ayúdales a gestionar los conflictos
  5. Ayúdales a ser autónomos en la toma de decisiones. 
  6. Colabora con sus profesores e institución educativa. 
Iremos ampliando cada uno de estos apartados.

Se recomienda la lectura de este libro del autor Ken Robinson: "El elemento"
https://www.youtube.com/watch?v=QXjWSrDUWuI

Vídeo : las escuelas matan la creatividad: Ken Robinson:

https://www.youtube.com/watch?v=nPB-41q97zg


Comentarios