LA ENVIDIA Una de las emociones más frecuentes en nuestras aulas.


        La envidia es una de las emociones que más autoestima destruye. La competitividad y rivalidad existentes en nuestras aulas y en la vida en general, nos lo demuestra día a día. Específicamente, es la envidia la emoción ligada a dicha competitividad negativa, que tanto repercute en las relaciones sociales, y en nuestro malestar diario con sentimientos de inferioridad o de superioridad, en la necesidad de sentirnos mejores que el otro, para no sentirnos defraudados con nosotros mismos, en los sentimientos de fracaso, de rabia, etc, que luego influye en las relaciones sociales dentro del aula, así como en el buen funcionamiento de la clase y del rendimiento del propio alumno, a la hora de enfrentarse a las exigencias del entorno. Un entorno que nos exige cada vez más, donde la flexibilidad mental es una condición necesaria para la adaptación al continuo cambio que les espera en su vida futura. 

Os dejo este artículo, donde habla del tema, y os resalto algunas pautas específicas para trabajarlo desde casa:

Decálogo para prevenir la envidia:
1-Estimular la empatía, la capacidad de ponernos en lugar del otro.
2-Favorecer la confianza en uno mismo y en los demás,desarrollando expectativas y modelos positivos sobre las relaciones sociales.
3-Establecer en la infancia relaciones correctas y equilibradas con los demás niños .
4-Relativizar las diferencias sociales y adquirir habilidades para elegir adecuadamente con quién, cómo y cuándo compararse.
5-Valorar correctamente nuestra capacidad, sin infravalorarnos ni sobrevalorarnos (a veces esto es tambien un problema psicológico si persiste en el tiempo) .
6-Colaborar (tanto dar a los demás como solicitar ayuda), es un buen medio para dotarnos de la pericia que requiere resolver los conflictos que causan envidia.
7-Acostumbrarse a centrar la atención en los aspectos más positivos de la realidad, no siempre en los negativos.
8-Relativizar el éxito propio, no magnificarlo. Y, si es posible, tomarlo incluso un poco en broma.
9-Interpretar nuestro progreso personal mediante la comparación con nuestras competencias y habilidades, no con las de otros.


10-Mejorar la relación con los demás, siguiendo las siguientes pautas:
  • Aprender a colaborar, a dar y pedir ayuda, es un medio eficaz de adquirir habilidades para resolver los conflictos que suelen originar envidia.
  • La conducta de ayuda tiene consecuencias psicológicas muy positivas para la persona que la emite, y puede contribuir a prevenir la envidia.
  • Podemos aprender a plantearnos objetivos realistas de aprendizaje, a poner en marcha acciones adecuadas para alcanzarlos, y a esforzarnos por superar los obstáculos que encontremos, para, así, obtener el éxito y reconocimiento que necesitamos.
  • Una de las mejores protecciones contra la envidia es el optimismo aprendido, acostumbrarse a centrar la atención en los aspectos más positivos de la realidad, pero sin dejar de percibirla con precisión.
  • Una experiencia continua y absoluta de éxito también puede ser perjudicial, pues priva al individuo de defensas con las que poder afrontar el primer fracaso cuando éste se produzca. Para prevenir la envidia y favorecer la capacidad de adaptación a dichas situaciones hay que enseñar a relativizar también el éxito.
  • Para prevenir la envidia es preciso enseñar dos importantes habilidades: la comparación con uno mismo, que permite adquirir el sentido de progreso personal; y la comparación con múltiples grupos de referencia, pero especialmente con aquellos de rendimiento similar al propio, con los que es posible obtener cualquier resultado.

Comentarios